Historia

Origen

Pajares de Adaja debe su nombre a que fue lugar de descanso y abastecimiento de paja para los pastores que practicaban la trashumancia, se llamo Pajares hasta comienzos del siglo XX, lo de Adaja se añadió en tiempos muy recientes debido a la proximidad del rio que lleva este nombre.

Pajares de Adaja  está situado cerca del río Adaja, es un lugar idóneo para hacer vida, es muy posible que la zona lleve poblada  desde hace 4.500 años con asentamientos nómadas pero hace unos 3.500 años las gentes decidieron optar por una vida sedentaria, como demuestran los restos de cerámicas campaniformes encontrados en la zona. Los primeros pobladores vivían de la agricultura,  la ganadería, y la pesca en el río.

El origen del pueblo de Pajares de Adaja como tal es un poco difuso, pero se fecha en torno al año 1.085 en el que el Rey Alfonso VI conquistó Toledo.  

La Moraña, que deriva de Mauritania que significa literalmente: “tierra de moros” donde se  sitúa el pueblo, fue repoblada durante y después de la reconquista por gentes de los reinos cristianos del Norte, pero quedaron reminiscencias y pobladores árabes (moriscos) y mozárabes (musulmanes conversos a la religión cristiana).

En los años 1.490-1.500 aparece Francisco de Pajares que fue procurador general de la tierra y pueblos de Ávila, en estas fechas existía en Pajares de Adaja y Adanero una capitanía de gentes de guardas bajo la supervisión de un cabildo que agrupaba 55 aldeas.

La historia documentada de Pajares de Adaja data del siglo XII, pero en el año 1.576 ya queda establecido el municipio como lugar de paso desde Valladolid a Toledo, desde Zamora a Sigüenza, así como parte del Camino de Santiago desde Alicante.

Los habitantes de Pajares de Adaja, denominados pajariegos han llegado hasta nuestros días con una forma de subsistencia que en esencia es igual que la de sus antepasados, con la única diferencia de los avances que trae consigo el progreso.

El futuro

La Moraña está en una situación ventajosa debido a su proximidad con Madrid, Salamanca, Valladolid y Segovia. Las buenas comunicaciones la convierten en un lugar de fácil acceso en el que se encuentran monumentos emblemáticos del mudéjar, entre otros atractivos. Jesús Caro, alcalde de la localidad, está convencido de la importancia del desarrollo del sector turístico para el avance del medio rural. Como ha explicado en más de una ocasión, a la zona de La Moraña y Tierra de Arévalo le quedan aún recursos sin explotar que han de adecuarse a las demandas actuales del mercado. En el consistorio de Pajares saben que además de explotar los recursos que se han heredado como son la cultura, las construcciones, el medio natural o la gastronomía, hay que ponerlo en valor, darlo a conocer y atraer visitas a partir de la promoción. Para ello recurren a la organización de importantes eventos como la prueba inicial del Campeonato europeo de TREC, el festival de cantautores o el verano cultural que ya va por su séptima edición. La variedad de actividades de ocio se complementa con las acciones formativas orientadas al desarrollo rural. Este es el caso de las jornadas de medio ambiente que se han desarrollado, los cursos para la inserción laboral que ofrece Asodema o las charlas y eventos orientados al autoempleo y a la pequeña empresa.

Compartir este contenido:

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • Netvibes
  • Meneame
  • Print
  • email
  • PDF